Loading...

03 abril 2013

DEFENSORA DE LOS COLES SIN COMEDOR



No estoy de acuerdo que todos los colegios tengan comedor, ya que soy una defensora pura y dura de que los niños si existe la posibilidad por parte de los papás o familia, coman en su casa, la posibilidad de que todos los coles tengan comedor no es insolidario como se me ha acusado por no firmar la hoja del cole de mi niña, lo insolidario es no defender la parte que no puede hacerlo porque no tiene opinión según en qué aspectos que nos parecen que no han de tenerla, la parte indefensa desde mi punto de vista son los niños y cualquier niño que le preguntes te dirá que quiere irse a comer a su casa, pues bien yo soy esa niña con treinta y tres años.

El momento de la comida en la familia es importante, beneficioso y se ha convertido en un acto solidario con nuestros niños. Conozco situaciones en los que los papás laboralmente o sin laboral, pueden perfectamente asumir esa parte tan importante con sus hijos y no lo hacen por comodidad, se ha convertido en una opción en muchos casos y desde mi opinión no lo es, tampoco debe ser una obligación, si no una parte más en su formación, educación y convivencia familiar.

Por lo yanto NO FIRMARÉ NINGUNA HOJA PIDIENDO COMEDOR en donde no lo haya, puesto que existen colegios con esa posibilidad, dejemos vivir también a aquellos que por suerte consiguen sobrevivir con su manera antigua pero inteligente a mi modo de ver lo que significa también educar y tener niños y lucharé como pueda por mantener esa metodología de trabajo en los coles, es un reto y una forma maravillosa de mantener los buenos recuerdos, de cuando éramos niños y todos nos íbamos a nuestra casa a comer ¿ a ver lo que había?.

12 comentarios:

Josep dijo...

Pues lástima que nuestro voto no valga, pero no el de mi mujer y el mío que estos se verían muy descarados a favor de comer en casa. Los que valdrían serían el de los nietos y alguna vez algún amiguito vecino que se apunta, "para saber que hay".Si, si, como tu, "para saber que hay"
En el comedor del cole no van muchos niños. Son casos muy puntuales, tanto que pienso que pierden dinero. Son los que trabajan los padres y no tienen abuelos o no pueden porque viven lejos y no tienen ningún familiar más; por capricho (como indicas tu) y no recuerdo más casos. Entiendo de todas formas la posición de quien vota por el comedor: es aquel que piensa que “esto” no forma parte de la educación que se le debe dar por parte de la familia, y yo como tu, pienso que es totalmente imprescindible. A estos padres, Didi, ya les está bien que coman en el cole, así tienen un problema menos. Vas a ganar, lo se, y si no es así trata de que coma en casa, que ya se que será así, no cabe la menor duda que esto si que forma a los niños y a la vez a vosotros mismos.
Un beso amiga mía

Diana Puig dijo...

Vivimos en un mundo, donde no ha existido nunca tanta informaciòn sin embargo no la sabemos utilizar ni darle un buen uso, disponemos de muchas herramientas y formas de poder hacer las cosas pero tampoco las sabemos aprovechar adecuadamente...es una larga cuerda que llega a muchos sitios, pero o està desgastada o se ha roto. Seamos sensatos con nuestros actos sobre todo si afecta a nuestros pequeños con grandes importancias. Un abrazo amigo mio y Gracias por tu apoyo.

Josep dijo...

Es verdad, Didi, tenemos mucha información, pero conocimientos pocos.
Un abrazo.

Miguel dijo...

Yo tuve la suerte de poder comer todos los días en mi casa. A la una salíamos del cole. Aún nos daba tiempo hasta las dos de jugar un partido de fútbol o a cualquier otra cosa. Comíamos y después aún había tiempo para lo que fuera. Pero fuera de la escuela. Después, a las tres menos diez, tomaba camino de la escuela que estaba a la vuelta de la esquina.
No lo cambiaría por haber estado todo este tiempo en la escuela y haber comido en el comedor.

Un beso.

esteban lob dijo...

Vaya Diana, ¡Qué fortaleza de principios!, tan escasa en nuestros tiempos.


Un abrazo.

Fernando dijo...

Es un punto muy personal , una visión genuina y de cada quien este punto , difícil opinar.....ya que en mi infancia no era fácil comer en casa , aunque deseaba ansiosamente hacerlo , pero mis padres no tenían condiciones de hacerse cargo de este deber , en cambio , era muy aliviado del punto de vista económico hacerlo en el merendero escolar .....!!
Entre tanto impuestos que la ciudadania paga , esta bueno volcar en obras el dinero , esta es una forma ,........en mi infancia obviamente el merendero era opcional , y no obligatorio.... Pero como digo es personal , una opinión.. a muchas familias les otorga aporte muy positivo.!!

Diana Puig dijo...

Hola Fernando,
Sabes qué ocurre que aquí en Ibiza, ya que quiero hablar exactamente de este lugar ya que es hacia dónde me dirijo cuando he escrito el blog, se pagan los comederos, además no son nada baratos, no es que la comunidad aporte un presupuesto para que las familias puedan ahorrarse un dinero dándoles comida a los niños del cole, no es eso, tú has de pagar ese servicio.
Yo hablo principalmente de familias que laboralmente pueden ejercer la labor de darles de comer a sus hijos en su casa y no lo hacen porque es más cómodo que lo hagan en un cole, en el cole las rutinas están profundamente claras y estables por lo que los niños-as, comen si o si, aprenden a comer de todo, cosa que está muy bien, pero como he dicho antes es función de los padres si lo pueden hacer.
Las consecuencias no son solo que los niños coman en el cole y no lo hagan en su casa, las consecuencias es que si la metodología funcional de los colegios es esa, que hay comedor en los coles, los horarios cambian automáticamente y eso puede ocasionar que los trabajos se adecuen a esa forma nueva y afecte a los horarios de trabajo de los papás haciéndolos más largos las jornadas continuas ya que no es necesario salir a las dos para ir a recoger a tus hijos puesto que se quedan a comer en los coles.
El problema principal y más grave Fernando es que se convierta en algo común y se normalice de tal forma que, pudiendo o no, los padres permitirse ir a recoger a sus hijos y darles de comer, deje de existir esa posibilidad por la propia forma nueva de vivir que hemos elegido. Esta parte me dolería profundamente, pero los papás no ven más allá de que ( los niños se comen todo en el cole, de que no tener la preocupación de hacer de comer el día de antes, de no tener la presión y el ejercicio e darles de comer cada día y que sea una tarea costosa...) todo esto que te expongo es lo que yo me encuentro habitualmente en las conversaciones de los papás, por lo que optamos de nuevo por la comodidad sin darnos cuenta que las repercusiones van mucho más allá de lo que nos podamos imaginar.
Me alegro mucho de verte por aquí Fernando como te he dicho ya alguna vez es un halago que me sigas y continúes opinando sobre los que escribo.

Gracias y un afectuoso saludo, desde las Islas Baleares.

Hada Isol ♥ dijo...

Entiendo que en casos extremos lo hagan ,pero si se puede comer en casa porque no hacerlo? porque perder ese momento en que todos alrededor de una mesa comparten un momento de cariño,hasta diría yo que por favor no prendan la televisión,que no se pierdan de preguntarse,como te fue hoy? que tal tu día? que necesitas? has visto lo que ha pasado esta mañana? o aquellos que recuerdan otras epocas y transmiten a los niños sus raices,además en casa sabremos que comen y si lo comen bien,e el cole,como sabremos si han comido o no? si tu hijo está inapetente lo sabrás? pues no creo,así que si la familia lo puede hacer,pues para que mandar los hijos al comedor,al parecer en este tiempo todo el mundo quiere desligarse del otro!,muy comunicados estamos pero muy aislados a la vez.Me parece genial que no firmes,además porque todos tenemos que pensar igual? La comida en familia hace falta! Los niños necesitan de sus padres y los padres de sus niños!.Un abrazo querida amiga!

Hada Isol ♥ dijo...

Además pienso en el agotamiento del pobre niño al estar tantas horas en la escuela! acaso los adultos soportariamos estar asi en el trabajo?

esteban lob dijo...

Es otra realidad, Diana.

En una ciudad como la nuestra, Santiago de Chile, las enormes distancias hacen imposible muchas veces el traslado, pero está la solución de la vianda o colación, como les decimos acá, preparada con gran cariño por las mamás, sin necesidad del comedor del colegio.

Un beso.

Fernando dijo...

si obvio esta perspectiva ahora me ha cambiado totalmente el concepto..... me doy cuenta claramente tu profunda realidad ,y preocupación. ese evidente las nuevas tendencias en abito de malas costumbres , paralelas a comodidad ,descanso , despreocupación , omisión de obligación y compromiso.... a pesar de ser diferentes países algo de esto puedo ver, lo puedo ver en otros sectores , ya se tu angulo muy bien.... muy buenos tus artículos, esto es sentir de un pueblo , una voz popular que expresa con objetividad las realidades , me gusta. saludos

Diana Puig dijo...

Fernando, ojalá podamos seguir los que queremos y optamos por ello, darles de comer a nuestros hijos en nuestra casa sin que el sistema nos obligue por causas laborales a no poder hacerlo.

Gracias de corazón y me encanta que me digas que transmito una voz popular, es de las cosas más bonitas que me han dicho desde que escribo.
Un abrazo Fernando.