Loading...

07 febrero 2011

Por aquellos que se van, son sustituidos, se permite y no se dice nada...

¿Qué interesa realmente a la sociedad de hoy en día?, cuando hablo de sociedad no quiero separar ni dividir ninguna etapa que pueda diferenciarnos o hacernos más responsables a unos de otros, por edad, raza o sexo, porque realmente los datos hablan por si solos y si hablásemos solamente de una parte en concreto supongo que siempre sería una minoría, pero cuando las cosas sobresalen sin más, aparecen como un cuerpo entero y bendito, somos todos, todos somos los que decidimos por una comunicación cada vez más pobre en ideas, más superficial, más inculta, menos enriquecedora, comunicación también me refiero a todos los campos que nos rodean en este aspecto, sin perder de vista el que más daño hace, la televisión.


Últimamente he estado preocupada por este aspecto ya que es la huella digital más potente que dejamos a nuestro paso, “EL SABER”, el saber en general de las cosas nos hace partícipes, autónomos y no limitan en cuestiones a la hora de elegir, decidir.., no nos dejaríamos manipular de cierta forma como sabemos que sucede. Las reflexiones comienzan desde que observo que personas con una trayectoria periodística espectacular, con un intelecto brutal a la hora de querer transmitir ideas u otras opciones, que no se limitan a vender de forma simple y sencilla unos cerebros en pantalla, son retirados, sustituidos sin más;


La lectura que debe de aportarnos y enseñarnos, la fantasía, creación, originalidad, atención, conocimiento, todos esos adjetivos tan atractivos pero que tampoco usamos, entrar a una librería es observar en qué mundo nos movemos, ya no existen tantas diferencias entre la pantalla y las revistas que elegimos para pasar un rato.


Para mí la guerra no es solamente la que todos conocemos, desde mi punto de vista existe otro tipo de guerra que también hace daño, es mezquina, manipuladora, consiguiendo matar a personas por dentro, asesinando todas aquellas capacidades que el ser humano tiene a su alcance pero que no utiliza, donde la minusvalía no es sólo mental también se ha convertido en un problema físico, dejándonos ciegos, sordos…seres impedidos para poder hacer frente a problemas, dificultades sin tener que pasar o tener tanta dependencia de los que sólo quieren de nosotros absorbernos y agarrarnos del cuello para que nunca más podamos respirar tranquilos.

Reflexiones dedicadas al periodista sustituido: Iñaki Gabilondo, Olga Viza...y tantos otros... .

Por otra parte también dedicado a aquellos que no han sabido defender su honor y han sido comprados a pesar de decir todo lo contrario, los ideales y los principios nos hacen especiales y llegan a conseguir la suficiente confianza para hacernos pensar que podemos ser de otro material, aquel que realmente merece la pena vivir.

12 comentarios:

Vicent Maganer Ripoll dijo...

I como hacer frente a esto?
No se puede, el mundo está cambiando, ya nadie se esfuerza en llegar a mas, la gente solo quiere ver lo que quiere ver, oír lo que quiere oír, y reírse de quién no pueda hacerlo.
Nada puede ser mas triste que conformarse con lo que uno tiene, cuando se tiene la capacidad de tener mil veces mas, y hoy en día, el dicharracherismo tiene mas cabida en la sociedad que el conocimiento.

ROSALÍA. dijo...

Sabes una cosas Didi, echo de menos el periodismo como profesión y con profesionales de la talla de ; Olga Viza, Nieves Herrero, Iñaki Gabilondo, Julia Otero...y han quedado las "Belenes Esteban" y, con perdón, Ana Rosa Quintanas venidas a menos. ¿Que ha sucedido con aquellos programas que me gustaban tanto y los profesionales que nos hacían pensar? Didi, este tema me enerva.
Besos wapa.

MARTINA. dijo...

Hola Diana; has hecho una reflexión que pocos hacen en un momento en el que los medios comunicativos han dejado de comunicar. Me gusta mucho escuchar la radio y disfruto con ella y precisamente esta madrugada se hablaba sobre el espectador y su parte de culpa de que existan programas y espectáculos como los que ahora reinan en la TV, sobre todo. Decían que nos habíamos vuelto poco exigentes y cómodos e incluso vivir en esa irrealidad nos parecía perfecto. Diana, yo me río de esa figura que han creado; "el defensor des espectador"... hace años que me pasé a las ondas radiofónicas, aunque también hay cositas rosas pero no es lo mismo que en Tv.
Saludos...estoy por aquí y gracias por tu comentario en la entrada sobre mi madre...

MARTINA. dijo...

Por cierto, Olga Viza mi preferida...

josep estruel dijo...

Es cierto, Didi, nos estamos quedando sin periodistas profesionales tipo Iñaki. Pienso que bastante culpa es porque el periodismo se ha convertido en un negocio totalmente. Las empresas tienen el poder de los medios y estos están totalmente politizados. Ya no el periodista en sí, sino el medio de comunicación. Es la empresa que busca su beneficio económico. Se ve en las redacciones y se ve en el producto final de cualquier medio.
A mi por ejemplo me gusta mucho
Antoni Bassas, estuvo en Catalunya Radio, y me parecia un gran comunicador. Ahora és el corresponsal de TV3 en Washington, por lo cual creo que lo han limitado muchisimo. Y como él, la mayoria...
"De haberlos,"ailos"..."
En cuanto a lo dice Rosalia, yo añadiria que gente como la Belén son totalmente nefastos. Nada más tienes que ver con que orgullo exhiben su ignorancia y su cortedad de miras.
Se dice y se acepta que nos dan lo que la gente reclama, y yo creo que esto es mentira. Si a las personas se nos da cultura, cultura aceptaremos.
Un beso, amiga mia.

Vicent Maganer Ripoll dijo...

Diana:
Perdona por tardar. Si tenía un examén de biologia, ayer me dijeron la nota, un 9,5, quitándome 0,5 por motivos X.
Un beso!! y muchas gracias por preocuparte :)

esteban lob dijo...

Hola Didi:

Lo que cuentas parece ser un sino de nuestros países. En la TV chilena reina también actualmente la chabacanería al servicio de una audiencia supuestamente mayoritaria-me temo que sea cierto-que prefiere los chistes y los chismes baratos y no buscar motivos para pensar al menos un poco.

Un beso.

hada isol dijo...

Sabes Didi querida,aquí olo veo a diario como tanta gente se vuelve más y más ignorante,le hechan la culpa a la pobreza pero yo siempr fui pobre y eso no me limita ,son otras las cuestiones aquí,los medios de comunicación solo embrutecen para que seamos menos de lo que deberíamos ser,para que nuestra grandeza quede reducida,tanta niñez se pierde,se han vueltos tan cortos de palabras y de ideas,es una pena,mis hijos,son pobres como yo pero leen ,se instruyen,y crecerán,tienen otra forma de pensar pero yo evito que se pongan frente al televisor ,trato de estimular su creatividad,de ayudarlos a crecer,pero es dificil hacerlo a veces,todo lo que se les ofrece no nutre ni la mente ni el espiritu,me encanta leerte comentaria más pero se corta el tiempo de ciber,un abrazo Didi y otro grande a Vega!

hada isol dijo...

Didi saluda a Rachel de mi parte,ella está bien? dale un abrazo para ella y Noha

m.eugènia creus-piqué dijo...

No acostumbro ver los canales normales de TV porque no los soporto,pero si seguía los informativos de Gabilondo a quien echo mucho de menos, es una pena que se esten perdiendo estos grandes profesionales para dar paso a programas horribilis y chabacanos.Felicidades por tu bebé, leí tambien tu carta en un periódico de Eivissa que me emocionó, te felicito por ello, Una abraçada.

Fernando Manero dijo...

Cuando la mediocridad y el oportunismo invaden el ambiente, textos como el tuyo reconfortan y estimulan el ánimo. Vivimos tiempos en los que resultan demasiado visibles los "enanos", los personajes mezquinos que inundan la escena con sus insultos y regüeldos, los tertulianos del tintorro, la bragueta floja y las neuronas para el arrastre. Hay gente valiosísima, periodistas serios y capaces, honestos y rigurosos, pero han quedado arrumbados por el grito y la sal gorda. Que a Gabilondo le haya sucedido Gran Hermano es atroz. Un abrazo

Miguel dijo...

Pues esto es lo que hay. No sé bien hacia dónde vamos. Pero lo que está claro,es que no interesa la inteligancia en el periodismo de masas. Las masas, cuanto más analfabetas, mejor.

Un beso.