Loading...

20 enero 2011

¿Y si opinamos de ti?

Opinar sobre un tema o dar tu punto de vista, implica un riesgo, la prudencia es una virtud que no la domino del todo, conozco mi carácter porque la gente que me rodea y comparte conmigo trozos de mi vida, me comenta y me dice, sin embargo muchas veces siento que no son totalmente sinceros conmigo, proponer que la gente diga realmente lo que piensa de ti, que sean sinceros, es otro riesgo a asumir ya que puede significar un principio con aquella persona.



Calificar a las personas que no están presentes, es lo que mejor se nos da cuando estamos rodeados de nuestros amigos, familia..es fácil, es más es hasta entretenido, pero delante de la persona seríamos incapaces de decir lo que pensamos, imaginaros podría ser un caos, pero por otra parte, esa persona estoy segura que aprendería a conocerse mejor, valoraría lo mejor que tiene, aprendería o intentaría mejorar lo que puede perjudicarle a sí mismo o a los demás y sobre todo se enfrentaría con un problema a mi parecer muy importante, el anonimato, sentirse desconocido, la pérdida de identidad de uno mismo.



He pensado muchas veces que yo me he convertido en lo que soy porque las circunstancias, el entorno, la educación que he tenido, los profesores que me han tocado, los padres que me han educado, los amigos que me han influido, el trabajo que he realizado gustándome más o menos, los disgustos, la sorpresas y el camino que la misma vida me ha ido enseñando, me ha hecho así de esta manera. Mi pregunta es;

_ ¿La persona nace, se hace o la hacen?. Las tres opciones serían buenas pero esa duda es la que exteriorizamos en nuestro día a día, cada una en su momento.


Por otro lado soy de las personas que siento que la opinión de los demás siempre refiriéndome a la gente que te quiere realmente y te conoce, si me la dieran, aunque fuera dura y estoy segura de que habría cosas que me dolerían más que me ofenderían, porque tendría cosas pendientes conmigo misma, me ayudarían a llegar a entender mejor todo lo escrito anteriormente.

¿Cuánta importancia tiene para ustedes la verdad de vosotros mismos?, ¿Estarías dispuesto a escucharla?, yo la sugeriré algún día cuando esté preparada, será una elección mía y una parte de mí y de mi vida tal vez, cobre más sentido.

4 comentarios:

Felipe dijo...

No debemos autoengañarnos ni caer en la hipocresía.Lo único que existen son mentiras piadosas;las demás no nos deben interesar.

Presentarnos tal como somos es lo más honrado y ético que podemos ofrecer a los demás.

Saludos,Didi

Cecilia Alameda Sol dijo...

La opinión de una persona que te conoce y te quiere es válida. Sobre todo si, además, esa persona te entiende.
Pero que cualquiera pueda opinar sobre ti, sin saber casi nada, puede ser superfluo, innecesario. Otra cosa es un terapeuta, un psicólogo, un enseñante, que tienen consejos valiosos para cualquier persona.
Tenemos que valorar qué persona vamos a permitir que influya en nosotros, pero con el riesgo de que si hay más de una, sus opiniones pueden ser contradictorias, opuestas.
Y pueden volvernos tarumbas.

ROSALIA dijo...

Creo que las experiencias de la vida y las personas que nos rodean o nos encontramos en el camino es lo que nos hacen ser lo que somos. Pero nosotros mismos somos los que sabemos como somos por dentro, sin mentiras y con el implacable juez de nuestra conciencia. Está bien la opinión de los demás, nos ayuda a corregirnos pero la equivocación y las erratas también son maestros.
Besos didi, con sinceridad y cariño, sin hipocresías porque no las necesito y tú no las mereces.

naika dijo...

la verdad duele, y más cuando te la dice otra persona, te juzga y te crítica, pero cada uno es como es, y tiene su forma de ser de expresarse, de obedecer o desobedecer... no estoy de acuerdo con decir a la otra persona lo que piensas sobre ella, es decir, si son críticas constructivas claro que sí... pero ¿y cuando sales de ese ambito y juzgas a la persona? duele y mucho.
hace poquito tuve una discursion con una amiga... sé dijeron, me dijo tantas cosas... que no creo que las tendría que decir ni juzgarme como hizo, ni hacerme sentir como lo hizo, cuando mi amiga tiene tantos defectos o mas que yo... . La verdad duele, se me juzgo por como soy. PERO SOY ASI Desde siempre, no es de ahora. Decir la verdad, es bueno, pero depende mucho de como te digan las cosas, las formas.. el contexto. en fin, la relacion con mi amiga, aunque olvide, no volverá a ser la misma, ahora sé lo que realmente piensa de mi.