Loading...

26 noviembre 2010

Señora Ministra Leire, encienda las luces que no ve

Lo primero una aclaración para la señora ministra Leire; Ser imputado no es lo mismo que ser condenado, la diferencia es importante porque la imputación es el inicio de la causa mientras que la condena se produce sólo al final de proceso, en la sentencia, si, a juicio de tribunal, están acreditadas tanto la autoría como la culpabilidad de un hecho delictivo por la persona a que se le atribuye.

¿Pero qué dices, que barbaridad quieres imponer?, dónde tiene usted la cordura señora ministra.




Primero es un Ley innecesaria pero totalmente, porque el juez cuando realmente sabe y se ha comprobado minuciosamente de que realmente habido maltrato hacia la pareja ya se le quita la custodia de los hijos al maltratador. No estoy nada de acuerdo que a una persona se le quite la custodia de sus hijos por ser de momento imputado de maltrato, para nada.

Realmente los hijos tienen que estar más aún protegidos que la pareja que sufre o que es víctima de violencia, en eso estoy de acuerdo, pero el culpable tiene que tener también derecho a que se dude de su culpabilidad y para ello no se le puede juzgar de inmediato con el castigo de quitarle sus hijos hasta que se demuestre que efectivamente es así, pero vuelvo a repetirlo YA SE HACE, no se ha inventado nada nuevo ni nada que un juez no gestione y tenga en cuenta en su veredicto si es necesario.

Hay personas maltratadas y muchas y que acaban en tragedia, pero también hay personas víctimas de ser culpadas de este delito siendo mentira, jugar con fuego como hace la ministra en estos aspectos es una provocación violenta y temerosa, injusta para el que hoy se levante sintiendo que por las circunstancias que vive en su casa tal vez pueda sucederle.

Una opinión desde mi punto de vista; Un ministro a mi parecer que gestiona un departamento de un país, necesita tener formación académica suficiente para estar a la altura de las exigencias necesarias, pero también para no creerse que está por encima de una Ley sin razonamientos, con una falta de coherencia que queda al descubierto avergonzándonos a los que esperamos aptitudes profesionales en todos los aspectos que nos puedan representar, influir o en algunos casos afectar.

2 comentarios:

ROSALIA dijo...

Didi, escuché la noticia y me pareció no oír bien pero sí que escuché correctamente la barbaridad de la ministra. Me da miedo tanta incompetencia en un ministerio tan importante. Hay gente sin formación mas preparada y enterada que esta señora.
Besos Didi y feliz fin de semana.
Gracias por tus bonitas palabras, me gusta verte por mi rincón.

Miguel dijo...

Yo creo que se ha precipitado. Y las precipitaciones no son buenas consejeras. Algo hay que hacer para evitar las trágicas consecuencias del maltrato, pero hay que ir con pies de plomo... y ella ha estado muy ligera, demasiado...

Besos.