Loading...

19 enero 2010

UN VICIO QUE ME AFECTA



Las noticias de los diarios sobre la ley antitabaco me ha llamado la atención, no podía ser de otra manera “La nueva ley antitabaco provocará el cierre de 70.000 bares”.
Pero esta otra noticia también me impresiona “Este hábito tan normalizado también afecta a los que no han probado nunca un cigarrillo, son los fumadores pasivos, en su mayoría niños””...
Las previsiones siempre me han dado un poco de risa, porque nunca son lo que parecen, es cierto que el que fuma está en todo su derecho de hacerlo pero no cerca de mis pulmones, mi boca, mi nariz, mi cuerpo, no he participado en este debate mientras que no he tenido la necesidad de defender mis derechos, pero esta noticia me impresiona ya que solo tiene pinta de llamar la atención con gritos desesperantes como si la importancia única de la hosteleria fuera el tabaco, ¿No tienen nada más que ofrecer que la permisión del tabaco, aunque sabemos cierto que perjudica seriamente la salud?, ¿qué más necesitamos?...parece que no, nos comportamos como auténticos cobardes y seguimos siendo una país no civilizado aún pensando y comportándonos como si no fuera así, ya que preferimos perjudicarnos a toda costa que educar poco a poco fomentando una mentalidad más sana, respetuosa con uno mismo y con los demás
( aunque aquí ya no entro) en definitiva evolucionar, pero no, tenemos que dramatizar ante todas las propuestas inteligentes, pero eso tiene una explicación la inteligencia no es cosa de todos ni todos son precisamente muchos.

No comprendo esta limitación de sentido común entre los que permiten el tabaco dentro de su vida cuando les está causando un daño, pero la información está bien clara, existe un 85 % de los casos de cáncer de pulmón se debe a su consumo, es el responsable de la muerte de más de 100 españoles diarios, es decir, unas 45.000 personas al año. ( este porcentaje no es para dramatizar ya que este resultado no es previsivo, al contrario que las previsiones de las que hablan los hoteleros cuando todavía no ha dado tiempo para concretar datos), todo el mundo está en su derecho de defender su economía pero ¿ a que precio?, al mío...no estoy dispuesta a aceptarlo. El que fuma lo sabe y lo paga caro, pero no me obliguen a mi a tener que aguantar ese vicio, ese afán de fumar me convierte en fumadora sin quererlo, estoy cansada de no poder entrar a muchos locales a causa del humo, pero no entro y punto, los fumadores parecen tener la fuerza pero por una vez vamos a respetar al bando contrario y seamos respetuosos y si algún día molesto estando al lado de alguien por favor decírmelo que me iré a otro lado, no estornudo a la cara de nadie, ni tampoco toso, ni escupo a la cara de nadie que es la sensación que yo tengo cuando alguien me echa el humo a la cara...no me lo hagáis a mi porque ya no me da la santísima gana de aguantarlo.

5 comentarios:

Maria Jesús Rodríguez Melero dijo...

Hola Diana!!
Yo pienso como tu. Siempre me ha molestado mucho el humo del tabaco, y aguanté mucho hasta que me quedé embarazada de mi hijo hace 11 años. Entonces prohibí fumar en mi casa. Y algunos amigos? dejaron de visitarnos.
Respetar es dejar de fumar: respetarse uno mismo y a los demás.

Alijodos dijo...

Creo que debemos respetar lo que cada uno quiere hacer con su vida...eso si los enfermos por tabaco valen mucho dinero pero tambien valen mucho dinero todos los que viene de afuera aqui a delinquir y estan en nuestras carceles...O no?
Un beso..

josep estruel dijo...

Hola Didi.
Este vicio nos afecta a todos, y nos va a costar mucho "convencerlos".
Como principio diría que no tengo que respetar la opinión de alguien que no respeta la salud de nuestros hijos.
La excusa de que cada uno puede hacer lo que quiera con su vida no me vale.
Si se quieren suicidar fumando pues allá ellos, pero en su casa, y solos.
No se puede admitir ninguna excusa.
No tenemos que pagar con nuestra salud ni con nuestro dinero el supuesto derecho de los fumadores.

Y que me perdone ALIJONDOS, pero la comparación entre esto y los delincuentes que llegan de otros paises, tampoco vale.

Un beso.

Fugaz dijo...

Nos lo pintan como si con esta prohibición la gente va a dejar de salir e ir a cenar, comer o divertirse. Yo ya lo habría prohibido totalmente la primera vez que hicieron la ley donde para más inri tomaron medidas que no sirven para nada en absoluto como dividir los locales para no fumadores y sí, puesto que eso sí que repercutió en muchos propietarios que no podían hacer tales reformas. Son muchas las personas que fuman y respetan a las de su entorno que no lo hacen, y desde luego tengo amigos y familiares que fuman y no por ello no salen, o no vienen a verme a casa puesto que aquí no se fuma. Sólo digo que cada uno puede hacerlo que quiere con su vida, pero si yo no fumo, tampoco me gusta ser criticada por defender mi derecho a no tragar el humo ajeno. Es un vicio que nos afecta a todos y aunque se prohiba en locales públicos, tampoco creo que sea para ese bombo y platillo catastrófico que desean pintarnos.

Besos!

esteban lob dijo...

Hola Didi:

Pareciera que el asunto requiere de un mínimo de sentido común, cosa no "muy común" en los diferentes países, porque la defensa de un vicio atentatorio contra la salud de todos, no puede llevar ninguna ventaja.

Cariños.