Loading...

08 noviembre 2009

A VECES LA VIDA SONRÍE


http://www.diariomedico.com


Neurocirujanos del Hospital Universitario de La Ribera, en Alcira, Valencia, en colaboración con la Fundación Neurocirugía, Educación y Desarrollo (NED), una organización que trabaja para la promoción de la neurociencia y la neurocirugía, han viajado a Tanzania y Kenia para desarrollar la neurocirugía en distintos centros sanitarios. La delegación, integrada por Antonio Gómez, Gisela Alaman, Salvador Iñigo y Ernesto Fernández, bajo la coordinación del jefe del Servicio de Neurocirugía, José Piquer, participó en la puesta en marcha de un programa de Neurocirugía en Zanzíbar, Tanzania, centrado en el desarrollo de proyectos asistenciales a nivel provincial y la creación de un servicio de Neurocirugía y Neurointensivos en el Hospital Mnazi Mmoja, de Zanzíbar. Tanzania es un país de casi 40 millones de habitantes y únicamente cuenta con tres neurocirujanos, ubicados en un hospital de la capital, Dar es Salaam. Según Piquer, "al llegar a la zona, emitimos varios anuncios por la radio, ya que es la forma de comunicación más extendida en la isla. En pocas horas llegaron pacientes, niños y adultos, con todo tipo de malformaciones: macrocefalias, tumores cerebrales, fracturas antiguas con graves deformidades...".

Intervenciones
En una semana atendieron más de 130 casos y, ante la multitud, "no hubo más remedio que seleccionar los casos más graves y urgentes para operar". Al margen de su presencia, los profesionales valencianos donaron material sanitario y quirúrgico por un valor superior a 100.000 euros, fruto de la colaboración del Hospital de La Ribera con la Fundación NED y de aportaciones de empresas comprometidas con la misión. Gracias a las aportaciones "pudimos llevar a cabo más de 40 cirugías, entre neuroquirúrgicas y traumatológicas, y demostrar a las autoridades locales que la neurocirugía es posible en una de las zonas más pobres del mundo".

Aunque se realizaron intervenciones diversas -meningiomas gigantes, patología de base de cráneo, ventriculostomías endoscópicas, revisión de derivaciones ventrículo-peritoneales, reparación de graves malformaciones del sistema nervioso, encefaloceles enormes, cirugía de pies zambos, severas deformidades traumatológicas, etc-, Piquer ha destacado especialmente que "durante esta misión operamos el primer tumor cerebral en la historia de Zanzíbar: la paciente era una niña de tres años con una neoplasia gigante temporal, que acudió al antequirófano en situación de coma por un cuadro de hipertensión endocraneal". La operación fue un éxito y al cabo de una semana fue dada de alta. "El hecho tuvo un impacto muy positivo en la región; incluso el presidente Tanzania se interesó por ella y prometió visitarla".

Relaciones
Según Piquer, una de las claves de la iniciativa es el contacto directo con los habitantes de la zona: "Teníamos la inquietud de visitar algunas zonas de Zanzíbar y comprobar cuáles eran las necesidades y qué papel podría tener la neurocirugía en este contexto. Se organizó una pequeña tertulia en la plaza principal de una aldea remota en el extremo sur de la isla y todos pudimos expresarnos, sobre todo ellos explicándonos sus problemas, dificultades y quejas".

El contacto y trato con los profesionales sanitarios locales también fue excelente. "Nuestro objetivo es centrarnos en el número de médicos y enfermeras que hemos formado, qué medios docentes puedes proporcionarles, enseñarles el uso del ordenador y las posibilidades de la consulta on-line, etc. Con este espíritu, nunca hemos tenido problemas: siempre nos brindan su amistad y, lo que es más importante, nos enseñan a vivir y afrontar la enfermedad y nuestra profesión de forma diferente".

Paralelamente realizaron acciones formativas en diferentes hospitales de la región de Nairobi, Kenia, de neurocirugía y neuroanatomía. La delegación de la Ribera también constató las grandes dificultades de sus homónimos africanos para formarse, lo que incluye las escasas posibilidades de poder desplazarse a los grandes centros docentes del mundo occidental. Además, se realizó la donación de material sanitario. Como proyectos de futuro, la Fundación NED trabaja en la creación de Instituto Africano de Ciencias Neurológicas en Nairobi. El proyecto debe ser "el gran instrumento para la docencia práctica de la neurocirugía en África". Aún se está planificando, aunque ya se ha obtenido la donación de un terreno para su edificación.

4 comentarios:

Isol dijo...

Que buena noticia!!!!!!!!!!! el mundo en verdad es solidario lo que pasa es que las carencias son tantas que no alcanza,estos medicos acercaron esperanzas a mucha gente,que maravilla ,que orgullosa me siento al saber que existen seres humanos así!
Te mando un inmenso abrazo Didi!

Alijodos dijo...

Me ha parecido un post muy muy interesante pero lo que mas aprecio de el es que se actua en el tercer mundo y que haya gente que preste su capacidad pera este tipo de cosas...Gracias por este post...un abrazo...

Charo dijo...

Qué maravilla que haya gente así en el mundo. esto me hace confiar que el ser humano puede cambiar y hace cambiar su entorno. Hermoso post.

Un beso

josep estruel dijo...

Hola Didi.
Realmente es una gran noticia. !Cuanto trabajo la de estos profesionales valencianos¡
y con que poco dinero.
Estas cosas alegran pero a la vez da pena porqué ves la entrega de esta gente en silencio, mientras estamos rodeados de gente con dinero que se les llena la boca de solidaridad, y ves que no. Porqué si se quisiera ya estaría solucionado.
Tu artículo es magnifico y ojalá sea verdad que en general el ser humano vaya cambiando.
Un beso