Loading...

02 enero 2009

UN CONCIERTO LLENO DE PAZ


NOTICIA;
Dedica Barenboim, en Viena, concierto por la paz con música de Strauss
El director de la Filarmónica de Berlín, Simon Rattle, hizo referencia a la actual situación económica y a los oscuros pronósticos para 2009. Al cierre del concierto de fin de año en Berlín, se dirigió al público con las siguientes palabras: "La música no es la única respuesta en estas épocas. Pero ayuda".

DEDICACIÓN;

Hoy dedico mi post a la música, al concierto del día 1 de enero del 2009, por su fuerza, su maestría, porque nos ha mostrado que la música es principal transmisora de sentimientos, que puede permanecer en nuestra mente durante mucho tiempo después de haberla escuchado, paralizar los sentidos que no nos dejan relajar nuestra angustia, cultivar la mente desbordándola de sonidos hermosos dando muchas veces respuesta a lo que nos hace sentirnos atrapados en nuestra miseria.

Cada año nuevo, la primera cadena de televisión nos invita a despertarnos con la inmensidad de un concierto, que decora y embellece nuestra casa, cada rincón de polvo se despierta neutralizando el negror del pasillo, cargando los recuerdos nostálgicos de los hermosos.

Un ejemplo de que podemos ser monstruos en esta vida porque somos capaces de crear lo más hermoso e increíble y al mismo tiempo mostrar los deseos más necesitados de esta humanidad.

9 comentarios:

Cristina dijo...

No es la respuesta porque no la hemos contemplado como tal... ¿Ayuda? No... hace mucho más que eso!

Ayer estuve todo el día escuchando música... Fuí feliz!

Besos

Cristina

Fernando Manero dijo...

Admiro a Baremboin, por maestro, por artista, por genio de la música. No he oido ese concierto pero me lo imagino. Tampoco escuché sus palabras, que seguramente iban de aliento y esperanza. No lo sé. Pero me temo, y lo siento, que no dijo nada de la paz en Palestina. Y debiera haberlo hecho, como hebreo progresista que es: obtuvo en 2002 el Premio Ppe. de Asturias a la Concordia con el palestino Edward Said, ya fallecido. Me imagino que le vendrá con frecuencia a la mente la excelente relación que mantuvieron durante años. Un fuerte abrazo

¿Qué tal Vega? Bellísimo nombre. Te contesté en mi blog, y ahora lo reitero. Bellísimo

Isold (Tamboni) dijo...

Feliz año, te leo desde hace poco,mis ideas son afines a las tuyas.
Un saludo.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Lo poquito que vi me pareció interesante. Recuerdo haber visto una rueda de prensa de Barenboim, cuando actuó en Madrid: en la orquesta había músicos israelíes y palestinos. Además de otras nacionalidades. Creo que no sólo es la música la que puede traer la paz sino también las alianzas que crea entre sus adeptos.

Rachel dijo...

hola didi, ya sé lo que te gusta ver cada año el concierto, la verdad es que es hermosa la música y lo más importante sentirla, ya sabes también cómo la siento yo, por eso me ha encantado tu post. Besos

josep estruel dijo...

Hola Didi.
Creo que la mejor manera de decirte que tienes razón es que en cuando tengais a VEGA, no dejeis de ponerle musica de BEETHOVEN o de MOZART.
¡Consultalo¡
Y que sean de BABY EINSTEIN.

En cuanto al concierto...!Yo diría que no se puede empezar el año sin escucharlo!
Un beso.

Jerusalem dijo...

Gracias Didi por visitar mi blog.
Estás invitada cuando gustes de pasar y dejar tu opinión... Intento que sea un debate abierto en el que entre todos los puntos de vista, nos gusten o nó. Es la mejor manera de sacar algo en claro de este conflicto.

Besos

ElPoeta dijo...

Por supuesto que la música no es la solución mágica para todos los problemas, pero indudablemente, bien utilizada puede ser una gran ayuda. La prueba está en la excelente labor que hace Barenboim con los jóvenes israelíes y palestinos, ayudándoles con la música a convivir y entenderse. Un beso y mis mejores deseos para este año, Didi,

V.

Fugaz dijo...

Este ha sido el primer año que el día 1, a las doce en punto del mediodía no puse la primera para ver y oír el concierto de Año Nuevo. Es ya una tradición en casa, en la de mis padres se puede decir que despertábamos al compás de los valses, y yo continué con la tradición, pero vaya!! ha sido este año, pues el próximo vuelvo a mi cita con el concierto.

Me encanta, no puedo evitarlo.