Loading...

14 enero 2009

La Muerte engancha a la Vida


Noticia;
Mujer se mantiene viva conectada a respirador para salvar a su bebé
Jason Torres, un católico de Virginia, tomó la difícil decisión de mantener con vida a su esposa embarazada –a quien se le declaró muerte cerebral– con la esperanza que su bebé nazca en unas semanas.

Noticia;
Mantienen dos días con vida a una mujer para salvar a su bebé

«Los médicos dijeron que no había nada que hacer por Jayne, pero que era necesario mantenerla con vida para la supervivencia del feto», explicó su marido Mahmoud Soliman, egipcio de 29 años. Asimismo reveló que la hija de Aya Jayne, que nació prematura con apenas 25 semanas y sólo peso 972 gramos, tendrá el nombre de Aya, que en árabe significa milagro. «Ella es muy pequeña, pero es igual de luchadora que su madre», aseguró Soliman en declaraciones a The Sun.


OPINIÓN;

Muchas veces la vida nos presenta dos caminos el de la pura resistencia y el de la pura supervivencia, nos encontramos en un momento en el que nos vemos sometidos a luchar constantemente por una vida mejor, por una situación estable para un futuro donde muchas veces el equilibrio de la balanza se encuentra en nuestros hijos o futuros hijos, ya que la ilusión y las fuerzas las sacamos para poder darles lo mejor de nosotros mismos.
Estamos sometidos a la presión de tener una vida mejor pero por otro lado vemos como la vida no vale nada, por decisiones políticas, motivos religiosos, por creer que el mundo es nuestro, por haber sido atacados hace dos siglos, por poder económico y pensar que somos Dioses, MATAMOS, ACABAMOS CON VIDAS como si el coste por errores cometidos, siempre fuera el mismo PAGAR CON NUESTRA VIDA o la VIDA DE LOS DEMÁS.

He de admitir que hace mucho tiempo que necesito buscar excusas en la vida para poder seguir esperanzada con la Tierra en la resido, ya que siento lo poco que somos y el mal que hacemos, yo tengo claro que estoy de paso, que soy una más entre millones de personas, que he de sobrevivir como mucha gente, pero también se lo fácil que es poder estar en el otro bando y que aunque a veces la vida no me guste, el hecho de haber nacido en Minglanilla o haber nacido en otro lugar donde la pobreza es absoluta, solo ha dependido de una fortuita suerte.
Soy consciente del peso que tengo en esta vida, donde somos insignificantes, un número entre muchas cifras con un DNI de un muerto, pero también soy consciente del peso que tengo con la gente que me quiere y ese es mi propósito, intentar estar bien para que los que están a mi alrededor sufran lo menos posible, intentar dar más alegrías que tristezas pero sobre todo ser lo mejor persona posible pero esto ya lo HAGO POR MI.

Vivimos en un mundo en el que la oportunidad se está convirtiendo en una suerte, la oportunidad de poder tener un momento feliz, la oportunidad de poder no enfadarte cada día viendo lo que ocurre en países donde están siendo masacrados, la oportunidad de tener un trabajo, la oportunidad de poder seguir pagando la casa en la que vives, pero dando la notoriedad a la noticia de HOY que lo merece; LA OPORTUNIDAD DE PODER MANTENER LA VIDA, PARA PODER DAR VIDA A OTRA PERSONA.

2 comentarios:

Rachel dijo...

me parece que dentro de lo triste que resulta ver morir a esa madre, está la hermosura de ver nacer a esa hija. La decisión del padre aunque dura, es sin duda acertada. Estoy contigo en todo lo que dices, esa reflexión que haces, yo me la repito casi cada día, es suerte que estemos aquí, que tengamos lo que tenemos por eso es que soy tan agradecida con la vida pq valoro mucho lo que tengo en el sentido de las personas que hacen mi mundo y por eso las intento mimar y dar siempre mi cariño pq son lo que me hacen feliz. Muchas veces no nos damos cuenta de lo afortunados que somos por tenernos. A mi no me hace falta que pase una catástrofe para darme cuenta, lo valoro día a día, lo más importante es sentir el calor de quienes nos rodean. Por ello el vivir una guerra aunque en la lejanía me produce tanto dolor pq pienso en esos niños que no tienen ese calor que necesitan, familiares que viven en la desesperación...cuánto terror e impotencia. En definitiva, esta historia nos da una lección de amor inmenso.
Un besazo

Cecilia Alameda Sol dijo...

Esa frase me encanta: querer ser mejor, dar alegrías, satisfacerte a ti misma siendo una buena persona. Hazlo (creo que ya lo estás haciendo, lo intuyo) porque para estar a gusto y que los demás estén a gusto contigo hay que actuar en conciencia. En buena conciencia.
Mi apoyo