Loading...

04 diciembre 2008

Decisiones que cuestan la vida


NOTICIA;
El Vaticano se opone a despenalizar la homosexualidad
La Santa Sede trata de frenar la iniciativa de la UE en la ONU porque "creará nuevas discriminaciones"
En los meses pasados, como presidente de turno de la UE, Francia había anunciado que presentará a la ONU una iniciativa por la "despenalización universal de la homosexualidad", y según ha avanzado la secretaria de Estado de Derechos Humanos, Rama Yade, lo hará el próximo 10 de diciembre, con ocasión del 60º aniversario de la Declaración de los Derechos del Hombre.
Arcigay recuerda que la propuesta de despenalización, que ha sido suscrita también por Italia, quiere acabar "con la vergüenza de que en 91 países del mundo se establezcan multas, torturas e incluso ejecuciones (en ocho países islámicos) contra los homosexuales"
"Es de una gravedad extrema que el Vaticano, y, por tanto, la Iglesia católica entera, se mueva para que la propuesta no se apruebe, lo que sería un verdadero acto de condena a muerte contra los millones de gays y lesbianas que tienen la mala suerte de vivir en países sanguinarios", declaró Mancuso a la agencia Ansa.



OPINIÓN;
En el programa de Guayomi preguntaban el día en el que el vaticano se opuso a despenalizar la homosexualidad para que se puedan evitar ejecuciones, maltratos, cadena perpetua, cárcel...etc, que se dice pronto, bueno a lo que iba, se preguntó que preferíamos los españoles si tener un hijo gay o un hijo cura.......la respuesta con un porcentaje alto fue, UN HIJO GAY.

Esta pregunta dice mucho de nuestra iglesia, hay personas que me piden que no hable siempre tanto de la iglesia, que tengo un fijación especial, que hablar de ellos es darles fuerza, pero ocurre una cosa, están en las noticias todos los días y lo que más me indigna es que su papel, su representación, su legislación cuesta la calidad y la vida de las personas.

El decir “NO A LA HOMOSEXUALIDAD”, provoca que se siga maltratando injustamente a personas solamente porque existe una forma de pensamiento que no acepta otro camino que el que ellos dictaminan y ven correcto. ¿Qué es lo correcto y cuál es el propósito verdadero de una organismo que predica la palabra de Dios...?. Yo cuando leí la antigua Biblia no recuerdo leer la prohibición de la eutanasia, la prohibición de la homosexualidad, de las vacunas, de medios para evitar la enfermedad, el contagio y con ello la muerte, no recuerdo haber tenido esa sensación, al contrario, había una serie de historias metafóricas, algunas de ellas preciosas, que ayudaban de alguna forma a reflexionar sobre la vida y que ayudaban a las personas que necesitaban un apoyo moral a conseguir una tranquilidad, donde soñar y hacer cosas buenas compensaba y enriquecia al ser humano.

Pero me encuentro con una Iglesia que ha sacado todo de contexto, las han interpretado como han querido y consiguen limitar el progreso que es tan necesario en un mundo donde, se ha conseguido poder pensar, escribir y hablar libremente siempre que ello no perjudique a nadie, votar para que pueda existir una democracia, ser independiente en tu casa, en la calle, con tu gente, poder levantar la cabeza sin tener miedo, poder defenderse contra los que atacan a los derechos humanos, una sociedad donde se implica más que nunca en los problemas de los demás, donde la mujer tiene identidad propia y no ha de someterse a la sumisión constante que ha sufrido también por parte de la Iglesia.

También quiero aclarar algo y es que no estar de acuerdo con las decisiones de la Iglesia no significa no amar, no sentir, no agradecer a mucha gente que es católica y practicante que parte de su vida la dedique a ayudar a los demás, creo en la gente buena dentro de la iglesia, en curas que ayudan a su pueblo a tantos misioneros y monjas que sacrifican su vida yendo a la más intensa pobreza, quiero aclarar que cuando hablo de Iglesia hablo sin generalizar, me quejo sobre cosas que creo que perjudican a las personas y que van en contra del los derechos humanos, cosas concretas.

El caso de la homosexualidad por ejemplo, es terrible que se opongan a que se despenalice, pero no porque sea una decisión y punto, me paraliza porque eso implica la vida de muchas personas que gracias a la Iglesia seguirán en la cárcel, los seguirán maltratando, humillando y incluso los matarán, de ahí su fuerza para cambiar muchas cosas, oponerse en temas que perjudican tanto a que las personas sean libres, es una censura, que no tiene cabida hoy en día, ni sentido.

Hablamos de personas no de gays, ni de heterosexuales, ni bisexuales, SON PERSONAS CON UNA VIDA.

4 comentarios:

HADA ISOL dijo...

Ante actitudes como las de la iglesia lo mejor que se puede hacer es esto REPUDIARLAS,porque las leyes y la religión no tienen porque ir juntas,la iglesia tiene derecho si se puede decir a impartir su doctrina como le plazca,y cada uno a estar de acuerdo o no, a seguirla o no y al fin y al cabo ellos pierden porque cada dia hay menos católicos,ahora meterse con leyes que protejen derechos humanos,es grave,muy grave,pues hay vidas que se pierden y una elección sexual no es delito,no dañan a nadie,son seres humanos como todos se acuesten con quien se acuesten,además en la iglesia hay hipocresía porque todos sabemos que es cuna de delitos sexuales,(la mayoria homosexuales),deberían estar de acuerdo con el no a los pederastas pero no de palabra sino de hecho.No sé si me entiendes Didi no defiendo a la iglesia,pienso que cada religión ofrece lo que quiere y cada cual vé si la acepta o no,pero meterse en leyes y derechos eso no me parece,me indigna,y más me indigna que tengan el poder para hacerlo.
Nadie debe estar preso o morir por amar,es cruel.

Rachel dijo...

hola didi, ya sabes mi opinión en este tema, NO PUEDO CREER que se valore más una ideología, religión a una persona, la pregunta tendría que ser: qué mal hace un gay?? y qué mal hace la iglesia con estas determinaciones? creo que la respuesta es MUY CLARA y es que los gays simplemente viven su vida como yo o cualquier otra persona sin dañar con su condición sexual a nadie, mientras que la iglesia con poder origina catástrofes como esta que nos cuentas...TERRIBLE.

Un beso

Fernando Manero dijo...

Que nadie se sorprenda de esta actitud de la Iglesia de Roma. Siempre ha sido así y siempre será hasta la consumación de los siglos. Sólo me interesan los católicos que luchan, en los lugares más recónditos del mundo y en medio de las dificultades, por hacer mejor la vida de las personas, muchas veces incomprendidos por quienes los gobiernan y los reprenden. Pero, ¿de la jerarquía, de esa tropa que vive cojonudamente en los palacios, que frecuenta las recepciones más ostentosas, que se pirria por complacer a los poderosos? De esa no me fio, nunca me he fiado, un pelo. Más aún, paso de ella como del nublado en verano. Nunca veréis en ellos actitud de compasión hacia los débiles, comprensión hacia los diferentes, sensibilidad hacia los desfavorecidos, críticas a la corrupción, a la especulación, al dinero negro, a las malas prácticas de gobierno... Por tanto, ¿de qué sorprenderse por el hecho de que consideren un delito ser homosexual?. Les va en el momio alinearse con la posiciones más reaccionarias, con las que repudian el progreso, con las que impidan que la historia avance. Qué más da. ¿Para qué hacerles caso?

Cecilia Alameda Sol dijo...

Yo también creo que hay católicos comprensivos, generosos, tolerantes... pero los que mandan, los del Vaticano, los obispos, los mandamases tipo Rouco son una lacra para esa iglesia que predicó un hombre (según dicen) al que ellos condenarían si viviera en su tiempo. Como condenan a la iglesia latinoamericana, que está con los pobres.