Loading...

21 octubre 2008

Lagrimas a Rosario Endrinal


NOTICIA;

El menor condenado por quemar a una indigente en un cajero declara que uno de los acusados lanzó la colilla
Según el joven, que cumple ocho años de interntamiento, Ricard P.B. se encargó de tirar el cigarrillo para prender el fuego

OPINIÓN;

Cuando ocurrió este suceso publiqué un post, le escribí a la fallecida Rosario , era tal mi indignación, tal la pena que me invadió que solo pude dirigirme a ella intentando darle mi pequeño homenaje con su historia, con un trocito de su vida, sin embargo quedó vacío.

Ahora vuelven las noticias con las caras de sus asesinos, mis ojos ven a tres niñatos que se aprovecharon de su inexistente fuerza, recursos, para poder humillarla, insultarla, maltratarla y después por si no fuera poco quemarla viva. Se me volvió a romper el corazón.
Después salió el padre de uno de los presuntos asesinos, supongo que más roto que vivo, pidiendo perdón a la sociedad, es verdad, tiene razón su padre, porque la sociedad es la más justiciera, la más dura y tal vez él quiso pedirnos perdón por tener un hijo con tanta maldad. Quiero pensar que la incapacidad de los estos chicos, para no apreciar y valorar a un ser humano, simplemente porque vive en la calle, porque es pobre, porque no tiene donde ir a dormir, porque eligió esa vida, porque se cansó de luchar, porque se hundió, porque estaba enferma...etc, no lo abstrajo de la educación de sus padres, esto nos debería de hacer pensar y mucho de nuevo en la educación de nuestros hijos e ir reforzando esta parte en ellos.

Saludar al que está tirado en la calle, ofrecerle nuestra ayuda dentro de nuestras posibilidades, hablarle y preguntarle como está, sonreírle y sobre todo concienciar a los hijos de que nunca se sabe y que encontrarse en esa situación es posible, la vida es a veces castigo, necesaria, pero también superflua, divina, hermosa, imprevisible, pero sobre todo es muy realista y la realidad la mayorías de las veces está en la calle, tirada en el suelo, barriendo las calles, buscando clientes, pasando frío, teniendo miedo, pasando hambre.

Vivir con nuestra realidad sin olvidar otras nos hará valorar y crecer con la gente que incluso, mas lo necesita, mas nos necesita.

8 comentarios:

Rachel dijo...

Sí Didi, es espeluznante, cuando oí la noticia quedé atónita, no puedo entender qué les pasa por la cabeza a esta gente que se dedica a hacer mal por la vida o simplemente a "jugar y reirse de los demás". Me ha gustado encontrarme con tu homenaje a Rosario, yo me uno a él. Besos

Cecilia Alameda Sol dijo...

Yo he pensado en los padres y madres de esos chicos: qué dolor que tu hijo haya hecho tamaña salvajada. ¿Han educado monstruos?
No son los primeros que se aprovechan de un ser débil, al que además se enfrentan de tres en tres. Pero debería servir su crimen para que otros padres vigilen a sus hijos y les inculquen un respeto a la humanidad que éstos no tenían.
´¡Pobre Rosario! ¡Que infortunio que estos niñatos se cruzaran en su camino!

Fernando Manero dijo...

Es terrible que un hecho asi haya tenido lugar. Espeluznante y atroz. La sensación de rabia se mezcla con el deseo de venganza. Pero es mejor que prime la justicia. Una justicia enérgica y rotunda que sancione como se merecen a esos asesinos que mataron por matar. No me gusta, ante casos como éste, elaborar teorías sobre lo bien o lo mal que está la sociedad, pretendiendo utilizar este hecho execrable para sacar conclusiones precipitadas. Som hechos puntuales, producto de mentes violentas, xenófobas, criminales contra el débil y el pobre, que hay que castigar con dureza. Sin paliativos. Y que sirvan de escarmiento. El efecto ejemplarizante de la ley. De eso se trata, en mi modesta opinión. Un fuerte abrazo, Didi

josep estruel dijo...

Hola Didi.
Esto que te contesto al final no está hecho por mi, simplemente lo copié de la historia de Rosario.
Todo esto, incluida la vida de ella ya debería ser motivo de reflexión
Toda la historia es tristemente aplicable a otras personas, que tras una vida de éxito cayeron en el más profundo de los abismos por las drogas.
.....
Es triste pero habitual encontrarnos con dramas de este calibre, donde una vida gira 180º para sumergirse en lo más oscuro. Sin embargo, una vida es una vida y nadie tiene derecho a acabar con ello. El acto de los tres jóvenes, asesinos desde ese día, ha de ser juzgado y condenado sin atenuantes, porque no los hay.
En cuanto al menor, ¿qué diferencia hay entre un chico de 17 años y 364 días y uno de 18? ninguna, así pues debería examinarse cada caso en particular y en este en concreto, aplicar la condena máxima a estos jóvenes, que al igual que su víctima, pasaron de los más bonito de la vida, a lo más oscuro.
....
Yo a quien no me atrevería a juzgar son a los padres.
Cecilia pregunta si han educado monstruos.A lo mejor si que tiene razón.¡Quien sabe¡
Pero cuantos niñatos de estos andan sueltos,mientras sus padres están convencidos de tener los hijos mas humanos que se puedan tener.
Una vez más te felicito Didi.
Un beso.

esteban lob dijo...

Hola Didi:

No conocía el caso, pero es escalofriante.
Simplemente me suscribo a tu opinión al respecto y a la expresada por tus comentaristas.

Los padres de esos monstruos deben estar padeciendo en carne propia la maldad extrema de sus hijos, el descrédito familiar y el complejo de culpa.

Cariños.

Dolors Feliu dijo...

Me ha gustado mucho tu reflexión Diana. Yo creo que estos chicos todavía no saben nada de la fragilidad humana, ni la entienden, y por eso no entienden que su desprecio por alguien débil,es un desprecio a toda la humanidad. Hace llorar. Besos. Dolors

josep estruel dijo...

Hola Didi.
Dice Dolors que estos chicos aun no saben nada de la fragilidad humana, ni la entienden.
Lo lamento, pero no puedo estar de acuerdo del todo.Con 18 años no saben nada?
Cuando yo tenía 10 años, y nos tirabamos piedras una calle contra la otra, además de saber construir una coraza con la tapa de un bidón,también sabíamos que una piedra podia darte y mandarte al dispensario con la cabeza abierta.

De todas maneras quiza sea yo el equivocado, y sea conveniente seguir hablando un poco mas sobre este tema.
Una abraçada

Tere dijo...

Oí a uno de ellos diciendo que no pretendían hacer daño.¿Soportarían ellos un insulto por muy sencillo que fuera? Son gente insensible y egoísta,intentan esbozar unas disculpas porque les han cogido.
En cuanto a los padres nos faltan datos para opinar sobre ellos,ya es un castigo de por vida tener unos hijos así.