Loading...

11 septiembre 2008

ELLA TAMBIÉN ES CULPABLE


Primero pediré disculpas a todos aquellos que no estén de acuerdo con lo que aquí expongo, daré mi opinión tal y como lo siento, arriesgando un punto de vista y muy personal en el que respeto y comparto por supuesto el que no se esté de acuerdo conmigo.

La vida la concibo de una forma lineal, con puntos y comas pero no con finales, las ideas desde que las inicio hasta que las resuelvo son opiniones diversas que se mueven en un circulo progresivo que no para hasta que consigo dentro de mi exponerlas y darles una lógica, por lo tanto estoy sometida continuamente a una presión emocional que es la que la alguna forma me hace sobrevivir sobre casos como este, ya que aquí no hay opción, desde el principio hasta el final tengo claro como siento, opino y no tengo ninguna duda.

De nuevo somos espectadores de una secuencia traumática para una niña que es encerrada y violada durante seis años por su padre, lo que ocurre es que aquí hay una diferencia importante con el último caso y es que la madre era consciente de ello, yo la culpabilizo y no la llamo victima la nombro COMPLICE, porque después de seis años de ver como a tu hija la tiene encerrada, la viola constantemente y la deja preñada, después de saber que ha vivido en una situación donde la hija era sometida a esas torturas, no me queda mas remedio que sentir que la madre es culpable de permitir todo esto durante tanto tiempo, claro que ahora se dirá que la madre está enferma, que se sentía amenazada, que sufría un trastorno psicológico..., ¿y hace seis años no lo era igual que ahora?, ¿por qué ahora ha decidido denunciar y antes no?, si se está mal, se está mal siempre, ¿no creéis?.

¿Qué no harías por un hijo...?, ¿Cuánto no arriesgarías por ello..?, ¿Dejarías de vivir y sentirías que te da lo mismo morir si eso le devuelve la vida a un hijo?. Yo he de decir que si, que lo haría, que más me da si lo que más me importa es un hijo perderlo todo, ha de ser difícil perder a un hijo, pero saber que está sometido a maltrato y a vejaciones debe de ser mortal, debe de consumirte hasta perder la razón.

Esa cosa de “padre” es un enfermo pero esa cosa de “madre”, lo siento mucho pero no lo puedo concebir que se le permita hablar y tratarla como si fuera ella una victima, la rabia que sentí al escucharle hablar y decir “ No lo podía soportar mas”, ¿Qué le diría yo...?, después de seis años, lo que no entiendo es como pudiste permitirlo no durante esos años, desde el primer día.
No tengo lástima por ella ni siquiera compasión, para mi es tan culpable como el padre, al fin y al cabo ellos, trajeron al mundo a esa niña, para someterla a una vida que no se merecía, no es justo, no puede serlo.

12 comentarios:

.:*:.Hada Isol .:*:.¸.¸.•*´¨***¨ dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo,yo jamás permitiría el menor daño a mis hijos,ni de su padre ni de nadie,una madre así no la comprendo,comprendo muchas cosas,pero eso no,de ningún modo,si alguien le pone un dedo a mis hijos conocerá de que soy capáz.Yo puedo entender una mujer que no denuncie maltrato a su persona,entiendo su miedo,pero que permita tremendo daño a su hija,ni por miedo,ni por nada lo comprendo,aunque he conocido un caso,que me llevó a la enemistad con la mamá de esa niña y sabes esta mamá que conocí le permitía esas cosas a su esposo solo por comodidad,el la premiaba comprandole y complaciendola en todo,mientras la hija sufría y sufre,yo denuncié ese hecho,y nada,Didi no pasó nada.La asistente social que vino los conocía y en su informe puso que no vió nada anormal.En fin,es increible que una madre no tenga corazón con sus hijos.
Un abrazo amiga y gracias por tocar esos temas.

Rachel dijo...

Hola Didi, estoy de acuerdo en que es un tema muy delicado y difícil de tratar. Yo no soy madre y no me gusta juzgar a nadie, pero lo que sí te puedo decir es que no entiendo como una MADRE( en este caso o cualquier persona) puede permitir una cosa así. Me quedé muy indignada cuando leí la noticia, ya sabes que la compartí contigo pq no lo podía creer. De verdad espero que se haga justicia y que cada persona tenga lo que se merece. Aquí sólo hay una víctima, para mí no hay dudas.
Un beso.

Cecilia dijo...

Una madre que ve a un hijo sufrir sería capaz de morir por él e incluso matar, si con ello rescataba a su hijo o a su hija del dolor y la tortura, de su propia muerte. No entiendo a esta mujer, ni a la de la chica anterior, ni a la que consintíó que su compañero pegara a su hijita Alba. Son culpables, y deberían ser juzgadas por ello. Desde luego

Xesca dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, permitir esa tortura es hacerse cómplice de la misma, no tiene cabida ni excusa alguna, ni justificacion... Ya desde el primer momento con el permitir que le pusiera la mano encima se tornó cómplice del hecho.
No me sirve ni el miedo, ni las amenazas, ni nada, no hay nada que lo justifique.

Fernando Manero dijo...

¿Hasta dónde puede llegar el terror de una mujer ante la violencia del hombre del que depende o del que cree depender?. ¿Qué recovecos existen en la psicología de una persona que, a sabiendas de que es cómplice de un delito, lo oculta, lo asume, coexiste con él y hasta acaba dando la razón a quien la maltrata a ella o a sus hijos? Estamos descubriendo cosas terribles que nos ponen los pelos de punta y que nos revelan hasta qué punto los logros que creíamos haber conseguido en la lucha por la libertad y por la emancipación de la mujer son mucho menores de lo que pensábamos al tiempo que asistimos a una degradación del ser humano cuando es incapaz de mover un dedo en defensa de su dignidad y de la de aquellos a los que debiera proteger. La mujer polaca es culpable, pues lo sabía, como también sorprende la ignorancia que mantuvo durante 24 años la que convivía con el monstruo austríaco. Y, ¿no es asimismo coherente con la miseria moral a que conduce la complicidad con la bestia lo que ocurre con esa mujer que defiende al agresor de Neira y sale a los cuatro vientos pregonando las excelencias del que la maltrata mientras repudia la actitud de quien la defiende?. La historia de la infamia está todavía por precisar hasta qué extremos puede llegar el deterioro de alguien cuando la dependencia le condice a esos niveles de tolerancia perversa.

María Teresa dijo...

Antes alegaban locura transitoria ahora se amparan en supuestas enfermedades o adicciones,todo para disfrazar la maldad,la irresponsabilidad.Se está diluyendo el significado de víctima y es clarísimo que lo son SÓLO las criaturas.Muy valiente tu entrada.Un abrazo

esteban lob dijo...

Hola Didi:

No hay explicación...no hay justificación ni siquiera mínima.

Esa madre se desnaturalizó. No se la jugó por el fruto de su vientre.
Ni siquiera, a mi juicio, el famoso " más vale tarde que nunca" aminora su irresponsabilidad y desidia.

Cariños.

josep estruel dijo...

Hola Didi¡
No creo que tengas que pedir disculpas por nada.
Mi opinión es como la de todos,y estoy de acuerdo contigo en todo.
El otro dia volviendo a leer el post que puse sobre el maltrato(EL AMOR Y EL VERDUGO)Pensé mas o menos en la frase que nos deja Fernando Manero
"¿Qué recovecos existen en la psicología de una persona que, a sabiendas de que es cómplice de un delito, lo oculta, lo asume, coexiste con él y hasta acaba dando la razón a quien la maltrata a ella o a sus hijos"
Didi,a veces leo cosas en las revistas médicas,y aunque normalmente hablan de cáncer,a veces también hablan del maltrato
Y si que es cierto que hay veces que uno no mueve ni un solo dedo por hacer alguna cosa por su propia dignidad.
Gracias Didi,como siempre muy acertada.
Un petó

juan antonio dijo...

Hola didi, estoy contigo en que la madre es tan culpable como el padre del infierno vivido por esa niña, pero creo que la madre es culpable en grado menor, pues puede que estubiera amenazada por él y no se atreviera a denunciar, o por culpa de esa educación machista y aberrante, considerara que lo que manda el hombre tiene que ser consentido por la mujer... en todo caso, esta madre se merece ser considerada culpable del mal de su hija, pues ante todo ha ignorado a sabiendas el dolor de otra persona que además, es su hija.

Dolors Feliu dijo...

Diana,al leer tu opinión me doy cuenta que yo no soy capaz de tener opinión en ese caso, porque el terror que me inspira esa noticia impide que pueda analizar la situación y los comportamientos, y la total incomprensión hacia esas mentes invalida mi capacidad de razonar. Sin embargo pienso que no se esta trabajando suficiente en el tratamiento psicológico rápido y obligatorio de comportamientos machistas, y de violencia de genero, ni siquiera se fomenta el acudir al médico. Tenemos que evitar llegar al delito y al terror con nuestros compañeros y padres. Desde aqui quiero hacer difusión a instituciones como el Servicio de Antención a Hombres que Maltratan, del Instituto de Reinserción Social, atendido en Barcelona por el psicòlogo especialiesta Heinrich Geldschläger.

Gracias por tener el "estómago" de tratar esos temas. Besos

SoL LuNaR dijo...

:)

Merche Pallarés dijo...

Iba a decir lo mismo que FERNANDO MANERO en referencia al caso austriaco. Me niego a pensar que esa madre NO sabía el suplicio de su hija durante tantos años. No, esas madres no tienen perdón de dios. Besotes, M.