Loading...

25 agosto 2008

SON NECESARIOS LOS SUEÑOS


Enfrentarte tu solo a un solo pensamiento es duro y la vez inocente, conlleva un riesgo, es como volver a creer en un sueño de esos que no se cumplen nunca.
El otro día leyendo el libro de Llanos Lozano leí uno de sus artículos, uno de mis favoritos, me cautivó, tal vez me sintiera en el fondo identificada, para mi sorpresa es el primero de su último libro, se llama LA VIDA, ESA RAREZA, es un artículo que te da un poco de luz si en ti crecen demasiados matorrales que no consigues nunca cortar, arreglar, podar...citaré una frase;

_ Seremos los mismos sin serlo, porque el tiempo no admite bromas.

Después continua con una maravillosa historia, donde llega a decir que hay cosas que por mucho que nos empeñemos no cambiaran, hay que aceptarlas tal y como son, porque en el momento de intentar cambiar algo, te darás de bruces contra la pared y podrás hacerte daño, mucho daño.
Cuantas situaciones en la vida nos hemos encontrado que nos hubiera gustado cambiar y al no poder conseguirlo, aparece la impotencia al igual que la desesperación que solo nos traen nostalgia.
Igualmente el que intenta cambiar lo que no le gusta, no parará. Puede dejar de intentar arreglar una situación pero buscará otra y cuando esta le fallé, otra. Así es la persona no cambia, aprende, se asusta, se equivoca, pero sigue cometiendo los mismos errores, en distintos lugares, con distintas situaciones. En el fondo podría estar describiendo un soñador, un romántico... ¿Qué es un sueño al fin y al cabo...? algo en lo que se necesita creer aunque no se cumpla nunca.

2 comentarios:

Cristina dijo...

Esto ocurre, tal y como dice este buen señor, hasta que decides ser un OBSERVADOR de ti mismo, entoces, te das cuenta de los patrones que utilizas en todo y es entoces y sólo entonces cuando realmente puedes cambiarlos y convertirte en aquello que quieres ser. Mientras tanto repites la misma historia con decorados y personajes diferentes.

Saludos

Cristina

Cecilia Alameda Sol dijo...

Aunque es difícil, creo que hay que mantener algún sueño, algún reto que nos haga levantarnos por las mañanas con la sensación de que tenemos algo que hacer, algo que conseguir. SI nos conformáramos con mantener una rutina, estática y fija, acabaríamos hastiados y nos apetecería más seguir durmiendo (y soñando) que enfrentarnos a la realidad (adusta y apática).
Un beso