Loading...

11 junio 2008

Sentencia de Muerte


No hay nada peor que encontrarte con alguien que no tiene nada que perder...con esta frase me quedo para definir la película.
¿Podemos llegar al límite de nuestra rabia y ira?...creo que si, podemos incluso desactivar todos nuestras alarmas del cerebro para perder totalmente el miedo y reiniciarnos siendo totalmente otras personas.
Cuando una persona a experimentado desgracias importantes a nivel mental, físico....el cuerpo, la mente ya no vuelve a ser lo mismo, para aprender, acostumbrarnos a algo necesitamos tiempo de adaptación a ese nuevo cambio, sin embargo basta con una experiencia traumática para que nos condicione para el resto de nuestra vida desde ese mismo momento.
La película he de avisar que es algo sangrienta y bestia, eso si no se olvida en ningún momento de la parte más emocional y más triste, dejándote el corazón entristecido.
Otra cosa que destaco y creo que es importante es el comportamiento del protagonista ante algo que para él es totalmente nuevo, no ves un héroe que de repente utiliza las armas como si siempre lo hubiera hecho al contrario ves a un torpe que necesita las instrucciones de uso, ese toque de humildad la hace diferente de las típicas películas americanas.

5 comentarios:

Dinora dijo...

Si, podría parecer difícil, pero una experiencia traumática es capaz de hacer girar nuestra vida 180 grados, hacernos cambiar y de alguna manera renacer en otra persona

Saludos, Didi!

Cristina dijo...

Gracias por la crítica...

Besos y buen fin de!!!

http://nazismoyholocausto.blogspot.com/ dijo...

Una experiencia traumática puede convertir a una persona en ángel o demonio.

Tenemos buena cuenta de ello en experiencias históricas reales como las del Holocausto: víctimas que se convierten en verdugos, verdugos que se convierten en profesionales del crimen organizado por estructuras de poder. Pero también, personas anónimas que con riesgo para su vida salvan "víctimas", incluso verdugos que dejan su "trabajo de asesinos" para salvar esas vidas condenadas a muerte.

Me gustaría invitarte a mi blog, "Nazismo y Holocausto", http://nazismoyholocausto.blogspot.com/,y me dejes tu comentarios. Si lo crees interesante, ¿podrías recomendarlo en tu blog?
Gracias,
Ana.

isol dijo...

No he visto la pelicula cuando la vea podré opinar quizas con más conocimiento del tema,te diré que si,los traumas de la vida te cambian a tal punto que puedes llegar a ser una persona completamente diferente de lo que abrías sido sin esa experiencia.

Xesca dijo...

No he visto la pelicula, de unos años a esta parte soy incapaz de estar sentada mirando un film, mi cabeza está más pendiente de lo que he dejado por hacer, o cualquier otra cosa menos de lo que miro. Tal vez por esto solamente leo. Pero sí que dejando aparte el hecho de no haberla visto, creo que una experiencia traumática puede hacer que nuestra vida cambie totalmente haciendo que la perspectiva y la forma en que la vivimos de un giro total.

Besos, que tengas un buen fin de semana!!