Loading...

01 abril 2008

¿SI A LA VIDA...?_


A nadie tal vez se le ocurriría hablar de si mismo
tal vez sentiríamos vergüenza, o por lo menos un poco,
Pensaremos que a lo mejor existe la posibilidad que mientras escuchamos mujeres, deben de ser asesinadas tan solo por haber nacido mujeres, que los días agitados que la vida nos da, un teje- maneje que ni somos capaces de saber llevar, en ese momento justamente en ese, te das cuenta que no te puedes quejar;
Tal vez deberíamos de hacer leyes para educar la ética de las cosas que es simplemente explicar el por que de las cosas, como que hay niños violados y hambrientos, que existe un colectivo suicida que intentan
quejarse de las tinieblas que su país sufre cada día;
Tal vez las preguntas cuando son tantas sentiríamos un poco de pena
de nosotros mismos, por quejarnos simplemente,
y la iglesia en mis líneas donde me gustaría que reinase la cordura aparece como una manchita que no aprende a ser justo, que no aprende realmente que es lo que deben predicar, ¿por qué en vez de corregir el corazón humano estamos más preocupados por atajar con leyes que vosotros iglesia insistís en imponer como el “SI A LA VIDA”?, se han preguntado ¿a que precio?, yo si, me lo pregunto cada día, cuando escucho, veo y oigo el padecimiento de tanta gente que no tiene medios de subsistencia, sin embargo a pesar de todo esto, me encuentro que se piden rezos contra el aborto, contra los cambios en la genética, contra la ley de los homosexuales. No se preguntan ustedes que es más prioritario en caso de que se cumplan vuestros rezos, ¿ la lucha contra el hambre o la lucha contra la homosexualidad?, si esa fuerza es divina y realmente funciona, que pena de todo, yo si un día rezo lo haré para que toda esa fuerza vaya a donde más se necesita.
Tal vez la indiferencia nos dé libertad para no agrietar nuestra vida,
tal vez la ignorancia nos de la cuerda suficiente para no existir en esos momentos
que obligados casi casi por la radio, oímos los grandes agujeros que nuestro mundo enano infectado de algunos humanos es capaz de hacer.
Tal vez el silencio de debajo de los laberintos de las ciudades nos den calma,
Simplemente para no sentirnos tan culpables de pertenecer a esta especie.

7 comentarios:

Marina-Emer dijo...

Hola Diana:Que gusto da leer tu articulo pero a la vez que pena,gusto por lo bien expresado y pena por la realidad de lo relatado en él,ese niñito tan chiquito y ya manejando un martillo y quizás no sepa ni lo que es un juguete,tanto que otros desperdician. Diana ha sido un placer visitarte, un cordial abrazo.
Marina Pastor D

Javi Ramis dijo...

Estamos en lo de siempre: unos señores predicando unas cosas y luego practicando otras, como en la mayoría de las religiones. Estos señores oscuros que condenan cualquier avance que nos haga más llevadera la vida, pero que cuando les llega la hora de reunirse con su Dios mueven cielo y tierra, acuden a esta ciencia que condenan y a los rezos que saben para retrasar un poco más el "honor" de reunirse con su queridísimo Dios... Ayyy cuanta incongruencia e hipocresía que hay en este mundo.

Cristina dijo...

¿Aún escuchas a los eclesiásticos?
Yo no

Aurora dijo...

hOLA TATA, YO DIGO sI A LA vIDA.

josep estruel dijo...

Hola Diana.Decía Gandhi que si queremos obtener la paz real en el mundo,tenemos que empezar con los niños.Viendo a este niño y escuchandote a ti,me parece Diana
que jamás lo conseguiremos.
Quien podría hacerlo está muy ocupado acariciando y amasando sus riquezas.
Marina-Emer dice que quizás no sepa lo que es un jugete.
Seguro que no lo sabe.Lo que si que sabe -y muy bien- es que está en el infierno,gracias a los que les prometen que cuando se mueran iran al cielo.
Ya sabes que yo tampoco rezo,
pero como tu,si algún dia lo haces ,avisame,Yo te acompañaré.

Xesca dijo...

Es un placer leer tus artículos Diana. Y ver cuánta razón tienes, cuánto tenemos por mirar y ver, y solucionar, y tomar medidas.

Pero para quienes tendrían en sus manos el poder de cambiar o iniciar al menos el camino para que muchas de estas situaciones cambiasen, ni se inmutan. Son aquellos a quienes les resulta mucho más fácil llenarse los bolsillos propios, y volver la cabeza para "ignorar" totalmente aquello que les resulta molesto a la vista...

Dinora dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Didi.. hay de prioridades a prioridades.. y para la Iglesia, la prioridad debería de ser la Vida en sí, no la manera en que se viva.

Saludos!!