Loading...

07 noviembre 2007

Las Palabras...

La palabra amenaza siempre transmite respeto incluso diría que miedo,
te atraviesa tus instintos más primarios y después te vuelves totalmente paralela a tu cuerpo, a ti misma, te sientes espectador y no protagonista.
Amenazar, insultar, herir, dañar, sufrir esto puede ocasionar las consecuencias de perforar la racionalidad hasta convertirla en una pesadilla por lo que ya no sería racional, horadar el pecado de lo que no esta bien y perseguir a tu mente para encontrar equilibrio y serenidad, como un lobo persigue a su presa, persigue la luz que traspasa la tierra envolviéndole feroz en aullidos;
Amenazar que triste vocabulario que no es lógico ni justo, que es cobarde y minucioso, que es premeditado y angustioso, amenazarme con salir de una tierra en donde vivo, de mi gente, de todo mi entorno, del día a día, de mi esfuerzo, quien en su sano juicio se atreve a pensar que la tierra es suya, quien puede permitirse el lujo de creerse que le pertenece algo que no es de nadie, seguro que OLVIDA QUE SOMOS NOSOTROS QUIEN PERTENCEMOS A ELLA.

1 comentario:

Aurora dijo...

Quien?? alguién que no sabe que forma parte del universo, del todo, en definitiva alguien, que no se tiene respeto asimismo, ni a quien le rodea.

Todo se coloca, el universo es sabio...