Loading...

24 julio 2007

YO TAMBIÉN QUIERO AGUA DEL JORDÁN.

¿Qué tendrán los hijos de la monarquía que, a diferencia de los hijos del resto de habitantes del país, desde el momento de su concepción los convertimos en todo un fenómeno mediático?
¿Qué diferencia hay entre los vástagos de la realeza y los hijos de la vecina del 5º para que a unos se les de todo y de todo desde incluso antes de nacer, y los otros deban ganárselo con el sudor de su frente?
¿Qué sentido tienen todas estas diferencias?
Con estas diferencias todos los padres del mundo son conscientes de las grandes oportunidades que sus hijos no tendrán por no llevar unos apellidos diferentes a los que puede tener los infantitos, por ejemplo. No es que con ello esté en contra de que estos niños tengan todas las facilidades posibles durante su vida, pero ¿por qué no pueden tener mis hijos las mismas facilidades que van a tener ellos?
Llegado este punto, y con motivo del bautismo de la nueva hija de los príncipes, volví a reflexionar de nuevo en la gran diferencia que existe entre la “familia real” y aquellos que pertenecemos al pueblo llano.
El objetivo del bautismo es que la persona bautizada abrace la religión católica, el simbolismo de derramar agua bendita sobre la cabeza de una persona, esa ceremonia oficiada por cualquier persona perteneciente a la iglesia y con poder para hacerlo.
Ayer por primera vez me pregunté, ¿Acaso el origen del agua con el que nos bautizaron tiene tanta importancia?, ¿Qué más da si el agua viene del río Jordán, o del grifo de la sacristía de la iglesia de cualquier pueblecito de España?. Si tan importante es el origen del agua para que un bautizo se considere como tal, ¿debo pensar que nadie, o casi nadie, de los que hoy leen el PAIS, están debidamente bautizados?
Y esta situación me ha llevado a cuestionarme por que en vez de mostrar más humildad, más respeto y comprensión hacia todos los demás, sigue, esta “nuestra” monarquía acentuando las diferencias con el resto de habitantes del país, que somos, al fin y al cabo, quienes les damos de comer cada día, aunque a final de mes no lleguemos o nos cueste muchísimo trabajo salir
adelante.

No hay comentarios: