Loading...

26 junio 2007

JUVENTUD DESTEÑIDA

Tenia un abanico en el que podía enseñar colores de distinto color,
cuando no había tristeza en la pupila, ni existía humedad ni vacío;

Tenía una casa llena de olores y podía buscar en los rincones sorpresas,
ojos blancos, caras nuevas y corazones llenos de ilusión;

Tenía un montón de folios de distinto color y ahora son solo letras borrosas,
que no tienen ningún sentido, ningún sitio en el cielo ni el tierra;

Tenía un sol pequeñito guardado en mi otra parte del cerebro,
y ahora no sé donde esta, de no usarse se ha escondido,
en la madera de las puertas,
en la tierra de la calle, en las ventanas cerradas de las casas,
en el almacén del olvido,
en los escombros del no saber que hacer;

Duele la piel cuando comienzas a dejar de servir,
duele la gente cuando ves que no te comprenden,
duele que no pueda verte estando tan cerca del que quieres,
tenia un montón de cosas por hacer,
tenía un historial cojonudo para reírme de el,
un universo que me buscaba jugando al escondite,
al churruba, al pajarito inglés;

Tenía la imaginación suspendida en el aire,
tenía la sensación colgada en el pestillo de la puerta para salir corriendo
cuando quisiera, tenía mi pequeño mundo a mi lado.

No hay comentarios: